La prevención en la infancia es la solución a esta sociedad neurótica

Entrevista en el diario de Asturias "La Nueva España"

"La televisión genera hiperexcitación en el bebé, que no puede digerir una sucesión intensa de imágenes"

E. CAMPO
-¿De qué hablamos cuando hablamos de prevención?
-Se trata de prevenir los trastornos emocionales y promover la salud. El objetivo no es conseguir niños normales, sino sanos. Puede ser normal el castigo, pero no es sano. Partimos de la base de que tenemos una sociedad neurótica: maltrato, guerras, violacionesÉ La solución a esta sociedad enferma pasa por la infancia, si queremos prevenir violencias y depresiones tenemos que mirar hacia los niños, que son reflejo de la dinámica familiar y escolar.

Yolanda González Vara, psicoterapeuta especialista en prevención infanto-juvenil ha impartido recientemente un curso en el CPR.

-¿Cuándo se debe prevenir?
-La primera etapa de la vida, de 0 a 7 años, es crítica; es cuando se forma la estructura del carácter del ser humano. Es como si fuera el momento en el que se formaran las raíces y el tronco de un árbol, y su fortaleza depende de la educación. Luego siempre se podrán corregir errores, pero soy más partidaria de prevenir que de curar.

-¿Los principales errores?
-Los niños son reflejo de la interacción con el adulto, que tiene que tener una cualidad fundamental, la empatía, la capacidad de ponerse en el lugar del otro. Luego hay que dar una formación adecuada sobre la evolución del proceso psicoafectivo infantil, ya que se tiende a tratar al niño como si fuera un adulto en miniatura. Por ejemplo, si un niño pequeño se siente frustrado, tiene rabia porque su mamá se va, el adulto le dice que no se ponga así, que ella va a volver. Pero de 0 a 3 años los bebés no entienden ese razonamiento porque viven en el mundo emocional, regido por el sistema límbico. Son pura emoción. El desarrollo intelectual nunca empieza antes de los 2 años, carece de sentido una explicación racional. Se tiende a interpretar la conducta de los niños sin entender las emociones que la han provocado. El adulto considera el castigo físico y verbal como una medida correctora del comportamiento, pero en realidad es sólo represora porque ignora las causas de esa conducta infantil. Los niños no lo entienden, sólo captan el tono emocional y sienten que han hecho algo mal para el adulto, surge el sentimiento de culpa, que no sirve para nada. Lo que falta es comprensión, empatía y alternativas educativas diferentes a las clásicas. Esas alternativas requieren formación, tanto para los padres como para los profesores.

-¿Carné para ser padre?
-Para ser padre y para ser profesor hay que formarse, especialmente en prevención de trastornos emocionales. El objetivo es evitar la transmisión intergeneracional de nuestras «neuras», bien sea de padres a hijos o de profesores a alumnos.

-¿Cuáles son las etapas de la infancia y sus características?
-De los 0 a los 3 años los niños son todo emociones, no pueden relativizar. De los 3 a los 6 años empieza el funcionamiento psíquico, aparece el lenguaje y ellos empiezan a entender el discurso del adulto. Hasta los 7 años es la formación del carácter y la familia juega el papel más importante. A partir de los 4 años empieza la socialización exterior y la escuela comenzará a ser el otro núcleo importante.

-¿Se puede usar la televisión como niñera?
-Numerosos estudios alertan de lo nefasto que es colocar a un bebé menor de un año ante la televisión. No pueden digerir una sucesión de imágenes y colores intensa, y eso genera una hiperexcitación en el bebé. La moda en EE UU es la televisión niñera, un programa de 24 horas específico para bebés, y no se dan cuenta de las consecuencias catastróficas.

-¿Qué secuelas emocionales arrastran los niños al llegar a la adolescencia?
-Muchas veces las familias no han sido capaces de ofrecer un vínculo seguro al niño, de sentar unas bases saludables, y eso explota en plena adolescencia. Lo que intentamos entonces es comprender de nuevo el origen del comportamiento y buscar relaciones alternativas. En ocasiones el problema familiar es tan grande que sólo queda la compañía y la derivación a profesionales especializados.

Yolanda González

678.713.749

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Centro ALAIA

C/ Consell nº 8, 1º D

03530 - Altea, Alicante

Mapa